jueves, 30 de octubre de 2008

ENCUESTA

Hola amigas y amigos, antes de comenzar a subir nuevos relatos, en realidad los primeros en este nuevo blog, ya que los anteriores están en www.duelosdehonor.blogspot.com, que todavía está activo (pronto será cerrado, para que quede sólo este blog sobre el tema), me gustaría sondear que es lo que atrae de un tema tan particular como este de los duelos.
Para los hombres puede haber algo de romanticismo pero también algo de la virilidad propia masculina. En mi caso particular, me atrae no tanto el combate en sí, sino todo lo que lo rodeaba, la mística que tendría un duelo, que va desde la ofensa, la provocación hasta el desenlace del mismo. Me llama la atención como dos personas pactaban un lugar, una hora y un tipo de arma para enfrentarse, me intriga saber que pasaría por sus mentes, que sentirían, como imaginarían el post combate, que dirían en su entorno antes y después, que le dirían a su novia, esposa, amante, madre, por qué era una costumbre que no se podía rehusar, no se podía rechazar, que cosas motivaban que se jueguen la vida a veces por cosas muy futiles.
Bien, mas o menos así lo veo yo como hombre. Si responden mujeres a este mensaje, me gustaría conocer también sus opiniones y desde el punto de vista femenino, que creen que sentirían las mujeres que vivieron esa época. Imaginar si fueran la amante, esposa, novia o hermana de un duelista, como verían una acto así, así como también, imaginar que sean la causa de un duelo, dos amantes que se batan por una dama, dos pretendientes a una misma mujer o un caballero que quiera salvar el honor de una dama que ha sido calumniada, ¿cómo vivirían una situación así?
Bueno, veremos que sale y que opiniones encontramos.
Un cordial saludo.

15 comentarios:

'ஐLi'$oττoஐ;* dijo...

Hola!
sólo paso a dejarte saludos... volvere después para leer con mayor calma... que estes bien!

Minerva dijo...

Hola dubois!

Haber, por donde empiezo ... las peleas a espada son interesantes, no sé a veces me gusta ver ese tipo de escenas, desde el punto de vista actual no me conformaría con ser una mera espectadora, aunque en otros tiempos también hubo (aunque hasta solamente sé de una, ahora no recuerdo el nombre, pero el nombre es francés, lei sobre ella hace poco) una que otra mujer duelista, asi que me pondré en ambos casos, el de ejecutante y en el de espectadora, jejeje.

Si yo hubiera sido una de esas poquísimas mujeres duelistas, creo que lo que más me hubiera atraido es la adrenalina que genera una contienda de ese tipo y por ahi uno que otro lucimiento con el arma, como esas piruetas que se suelen ver en las películas, jejeje.

Y si tuviese que ser la amante de algún duelista, seguramente estaría preocupada, si pudiese evitarle la contienda lo hubiera hecho, pero de ser inevitable estaría preocupada, pero en el fondo creo que estaría emocionada, no deja de ser emocionante la idea de sentirse protegida y que alguien sea capaz de jugarse la integridad por defenderte, pero mi primera opción sería evitarle que se juegue la integridad por mi. Un poco contradictoria mi posición, pero asi pienso.

Un saludo y un abrazo!

Dubois dijo...

Hola Minerva, muy linda tu opinión, mas que interesante sobre todo viniendo de ti, que sabes mucho de historia.
Hola Lisotto, gracias también por tu visita, pronto estaremos mas comunicados.

Barbara dijo...

Los duelos son atrayentes creo, porque son una contradicción misma.

Dos caballeros civilizados que van a un encuentro para salvar el honor y el nombre pero con el fin de herir o matar al otro.

Violencia como medio de arreglo civilizado. Por eso los encuentro sumanente interesantes.

No se si hubiese resistido que mis afectos se mezclaran con un duelo, es decir si fuera mujer de esos tiempos y un ser querido fuera duelista tal vez mi caracter lo hubiese resentido muchisimo.

O existe la posibilidad de que si el motivo del duelo fuera yo, entonces el ego y la vanidad se inflaran a tal grado que la angustía hubiera sido facilmente llevada.

No se, como sea los duelos a espada o pistola me apasionan.

Suerte con este nuevo espacio al que me pasaré seguido.

Dianne dijo...

¡Hola! Muchas gracias por haberte tomado tu tiempo en comentar en mi Blog, a pesar de que lo que habías estado buscando haya sido otra cosa. ¡Me alegro también de que te haya gustado! ¡Un beso!

Dubois dijo...

Hola Barbara y Dianne, muchas gracias por sus aportes.
Me encantó tu punto de vista Barbara, a mi me apasionan mucho también, sobre todo por todo lo que rodea al entorno de un duelo, que tu lo resumiste bien cuando hablaste de violencia como medio de arreglo civilizado.
Nos seguiremos comunicando.

Antonellaa- dijo...

Gracias por pasar! muy interesante tu blog, el tema de los duelos es interesante. Yo creo que si hubiera vivido en esa epoca no me hubiese agradado tanto que un ser querido participara de un duelo, me preocuparia. Pero tambien esta el hecho de (si yo fuera el motivo de un duelo) sentirse bien ante alguien que se arriesgue para protegerte o algo por el estilo. Aunque de todas formas me seguiria sintiendo preocupada jaja. Saludos, y muy bueno el blog =)

Inga Luv dijo...

Los antiguos duelos, asociados por lo general a temas amorosos y de honor, tenían mucho de atrayente para las mujeres, sobre todo si éstas eran el motivo del combate. Aunque aparentemente las cuestiones del orgullo que llevan a tan drásticos finales, son absurdas, aún hoy en día la dignidad se defiende con uñas y dientes, y aunque el escenario, las armas y las formas sean distintas, se siguen batiendo duelos por los mismos principios que antaño. Y no nos engañemos, a una mujer le fascina que dos hombres sean capaces de llegar a eso por ella.
Saludos.

Agost dijo...

lo que esta bueno sobre los duelos es que habia todo como una "legislacion paralela" que los reglaba, ya que en el sentido tradicional eran ilegales pero a la vez tenian sus codigos...dolina siempre habla del tema.
siguen juntando tapitas para el garrahan?
besos

Luisa dijo...

Entonces no sé cómo habría reaccionado, y eso que me gusta la época, ahora igual llamo a la policía para que los encierren por insensatos.

Anónimo dijo...

Me ha interesado muchisimo este Blog vuestro.

Desde que ere muy chiquita, quizas antes de mi fiesta de Quinceanera, me he sentido con una gran atraccion a todo tipo de peliculas y relatos de la epoca fracesa en que Luis XV goberno Francia. Peleas en el campo de batalla y duelos a muerte por el amor de una doncella siempre me impresionaron en gran medida. Con el tiempo mi entusiasmo me trandformo en una autentica fan de esos relatos y peliculas, al tiempo que me veia mas y mas involucrada en el papel de duelista que en el de la dama por la que los combatientes se dejaban la vida en el campo de batalla del honor. Si, una de mis fantasias fue siempre la de enfrentarme en duelo a muerte con utra mujer y luchar hasta la victoria o la derrota. Dar la vida o quitarla por el ser amado. Solo de pensar en la adrenalina en que las dos combatientes me humedece. Quizas sea una depravada, gracias a este blog veo que almenos no soy la unica. Pero morir en una lucha y mas vencer en ella creo que vale la pena o almenos lo vale para mi..

Marta Velez

Dubois dijo...

Hola Marta, muy bueno tu aporte, y veo que coincidimos mucho. Sería lindo que sigas participando, y si quieres escribir para compartir mas vivencias de este tipo de relatos puedes hacerla a duboisdumas@gmail.com

Espero tu correo.

Anónimo dijo...

Querida Marta. He leido tu comentario y no he podido dejar de escribirte mi comentario. Me llamo Amalia y tengo 36. Siempre me han atraido las luchas entre mujeres y entre hombres pero nunca, hasta ahora, me he visto en una de esas peleas. Solo de pensar en ella me esta escitando una barbaridad. Ni te lo puedes emaginar. Si te soy sincera, y no te conozco, si ahora mismo las dos estuvieramos cara a cara y de mujer a mujer, sin pensarmelo dos vecea aceptaria una lucha a muerte contigo. Como tu dices seria tan excitante el saber que una de las dos moriria que incluso si las dos, al final de ese combate, nos hubieramos quitado las vidas creo que habria valido la pena el haberlo hecho en una ferocidad de hembras. No te conosco y nunca nos enfrentaremos pero hubiera merecido la pena. Ni te digo que placer seria el que llevara al extasis a la que fuera vencedora si ese fuese el caso. Una satisfaccion total.

Amalia Leyva.

Dubois dijo...

Amalia y Marta, es excelente lo que plantean y las puedo contactar con una amiga que al menos le gustaría tener contacto por correo con ustedes. No dejen de escribirme si quieren a dubosidumas@gmail.com

Graciela Mejía dijo...

A. la razón, por la cuál, no existen duelos actualmente es esa que tu mismo has mencionado, los duelos son parte de un romanticismo ya extinto. En la actualidad el mundo carece de muchas cosas finas, que antaño seguramente fueron fascinantes. Yo me habría sentido muy preocupada y triste si mi padre, mi hermano o mi novio se hubiesen batido en duelo, pero habría sido un halago verlos vencer, colmados de honor, ¡qué genial!