martes, 1 de septiembre de 2009

EL GUANTE DE Mme DU LACROIXE


La reunión en el salón principal de la mansión de la condesa Chevreuse se desarrollaba con gran pomposidad por parte de los invitados, quienes se encontraban a la altura de su anfitriona.

Por grupos, - en algunos casos de damas, en otros, de caballeros y en otros, mixtos -, hombres y mujeres hablaban, reían y se comunicaban las novedades de los últimos días en París, en toda Francia y en Europa.

Junto a un amplio ventanal que de día ofrecía una bellísima vista de un majestuoso jardín, el caballero Bernard Montgomery mantenía una entretenida conversación con dos caballeros y una dama. Uno de los caballeros había regresado recientemente de Inglaterra y comentaba los sucesos acaecidos en ese reino el mes anterior, cuando los campesinos del sur de Dervy, liderados por un grupo de nobles, se habían revelado contra un impuesto que el rey había dictaminado para solventar su flota militar.

A escasos dos metros de allí, junto a un arreglo floral, Mme. Du Lacroixe y Mme Moulleron también tenían una interesante conversación, aunque en este caso versaban sobre las virtudes de los caballeros presentes en el lugar. Todos sabían que Mme. Du Lacroixe y M. Montgomery eran amantes, incluso solían mostrarse en público, pero en reuniones de esta naturaleza solían presentarse por separado y hasta se permitían cada uno tener contactos con otras personas sin por eso llevarse algún reproche.

Recientemente llegado de Lorena, un joven caballero conversaba con dos jóvenes y elegantes damas. El objetivo de este caballero, llamado M. d’Alaux, al dialogar con estas bellas damas, no era otro que causar los celos de su amante, Mme Bouquez, quien se encontraba presente en otra parte del salón y con quien había discutido fuertemente el día anterior, negándose esta última a recibirlo durante la tarde de ese día, como habían acordado.

Pero volvamos nuestra atención a Mme Du Lacroixe y Mme Moulleron. Mme Du Lacroixe, de 23 años, era una de las damas más bellas en esas reuniones y había sido causa de una decena de desafíos entre varios caballeros, aunque en al menos cuatro de ellos, uno de los duelistas había sido M. Montgomery, su actual amante. Era esta una forma de ganar prestigio una mujer: cuantos caballeros estaban dispuestos a desenvainar su espada por ella. Lo que prácticamente nadie sabía de esta dama era su gran afición a los duelos, algo que era mas fuerte que ella y que le provocaba una gran excitación. Las circunstancias se fueron dando de tal forma que pronto se le cruzó una idea por su mente, tal vez con el afán de divertirse, o simplemente por el morbo que le causaba: provocar un duelo a su voluntad.

Montgomery seguía tan afanado en su conversación, sin prestarle atención a ella que se propuso hacerle desenvainar su estoque por ella esa misma noche. Sabiendo que M. d’Alaux era un gran espadachín, esperó a que este se acerque un poco más hacia donde ella se encontraba y con ademán de que hacía un poco de calor esa noche, le dijo a Mme. Moullerón que se quitaría uno de sus largos guantes para no sufrir tanto la temperatura. Permaneció por espacio de un cuarto de hora jugando con su guante, como acariciándolo desde su extremo hasta los dedos.

Casi sin pensarlo la situación se puso totalmente a su favor, ya que Montgomery quedó mirando en dirección de ella, pero siguiendo su charla con los dos caballeros y la dama, y d’Alaux se acercó conversando con una dama casi hasta donde ella se encontraba. Mme. Du Lacroixe se encontró en medio de los dos caballeros, quienes seguían en su mundo, pero sin dudarlo, dejó deslizar su guante por entre los pliegos de su vestido de noche. El resultado no pude ser mejor: ambos se precipitaron para recogerlo y entregarlo a la dama, y ambos lo hicieron al mismo tiempo, levantándose lentamente, asiendo el largo guante cada uno por un extremo y estoqueándose en silencio con sus miradas, hasta que Mme. Du Lacroixe lo recogió.

- Son muy corteses, caballeros, gracias por preocuparse de esta forma por mi – dijo al tomar nuevamente el guante entre sus manos y alejarse con Mme. Moulleron, observando de reojo la actitud de ambos.

La situación fue tensa y no hubo un desafío ahí mismo debido al gran respeto que sentían por la condesa Chevreuse, la anfitriona, enemiga acérrima de los duelos.

Una mirada hacia la puerta del jardín por parte de Montgomery fue muy bien interpretada por d’Alaux, y ambos con gran cautela dejaron pasar un tiempo prudencial, como si nada hubiere ocurrido, para que nadie esté pendiente y se olviden del incidente. Eso fue lo que ocurrió, a excepción de Mme. Du Lacroixe, quien mantenía vigilados los movimientos de ambos caballeros.

En un momento, Montgomery, pasando desapercibido, abrió la puerta del jardín y se alejó por el corredor lateral. Mme. Du Lacroixe vio como unos minutos mas tarde hizo lo propio d’Alaux. Sabía que no habría duelo ahí mismo, pero si un desafío, con lo que llamó a su criada Catalina.

- Con sigilo cuéntame que hablan los dos caballeros que están en el jardín – le dijo a la joven muchacha – pero ve por aquella puerta lateral y recuerda, que no te vean.

La joven criada se aproximó lo más que pudo para oír la breve conversación.

- Dejarme en ridículo frente a Mme. Du Lacroixe es intolerable – dijo Montgomery

- Depende de cómo lo vea usted, desde mi punto de vista, quien quedó en ridículo he sido yo – replicó d’Alaux.

- Sólo dígame a que hora y en qué lugar, esto no hay otra manera de resolverlo – con vehemencia expresó Montgomery.

- Al amanecer, en la puerta lateral del monasterio de las clarisas, si le parece cómodo – propuso d’Alaux.

- Me parece bien, pero encuentro difícil encontrar padrinos a estas horas – comentó Montgomery.

- Usted es un caballero de prestigio, no tengo problema en que nos batamos sin ellos.

- Es usted un caballero muy cortes, será un honor batirme, mas tratándose de Mme. Du Lacroixe.

La criada regresó junto a Mme. Du Lacroixe y le dijo:

- Señora, esos caballeros se batirán por usted.

Y sin omitir ni puntos ni comas, le relató palabra por palabra el diálogo entre ambos, con lo cual Mme. Du Lacroixe supo a que hora y en que lugar se batirían y le dijo a su criada.

- Catalina, prepara ropa para ir a la puerta lateral del convento de las clarisas bien temprano.

Terminada la reunión, Mme. Du Lacroixe se retiró a sus aposentos y esperó la segura llegada de su amante. Cuando éste llegó, ella fingió no saber nada de lo que había ocurrido luego de haber tomado su guante, con lo que puso cara de gran sorpresa cuando Montgomery le dijo que en pocas horas se batiría en duelo por ella. Mme. Du Lacroixe abrió grandes los ojos y no pudo evitar sentir un cosquilleo en todo el cuero, y comenzó a interrogar el por qué de ese asunto, y volvió a fingir estar consternada y sentirse culpable. Abrazó a su amante con fuerza y comenzó a besarlo.

- Voy a compensar el sacrificio que hacéis por mi – le dijo mientras comenzaba a desvestirlo.

Hicieron apasionadamente el amor y cuando llegó la hora, Montgomery comenzó a vestirse.

- Es hora de partir – le dijo – deséame suerte.

- Tomad esto como amuleto de la suerte, ya que fue lo que os ha puesto en este trance – le dijo Mme. Du Lacroixe, atando el largo guante de la discordia en su brazo derecho.

Él se despidió con un beso apasionado y se alejó por la estrecha calle que daba a un lateral de la catedral.

Aun no amanecía, sólo se notaba algo de claridad en el cielo, pero al alejarse cien metros la mujer ya no notaba con nitidez la figura de su amante alejándose, con lo que ella también salió a la calle, pero llegando al lugar del encuentro por otro camino. Llegó a tiempo para ver la llegada de d’Alaux, quien de inmediato se aproximó a Montgomery para saludarlo estrechando su mano con cortesía. Acto seguido, se alejaron unos metros hacia un corredor para dejar allí sus capas y luego se internaron en un jardín, donde había espacio suficiente para moverse. Todo era observado por las dos mujeres detrás de unos arbustos contra una columna, aunque no podían distinguir que cosas se decían.

Ambos tenían camisas blancas y pantalones oscuros, además de botas y guantes, empuñaron sus espadas, se saludaron nuevamente y se pusieron en posición de guardia. Se observaban a los ojos fijamente pero apenas si se movían, hasta que de a poco comenzaron unos esbozos de ataques. Así trascurrieron dos o tres minutos, observándose, analizando por donde atacar y poco a poco comenzaron a embestirse, cuidando muy bien sus defensas y buscando un blanco vulnerable de su enemigo. Luego de una serie de ataques y contra ataques se oyó un grito y ambos dieron unos pasos hacia atrás. La espada de d’Alaux había tocado el muslo de su rival y de ahí el grito. Mme. Du Lacroixe vio a su amante cojear un poco y revisar su herida, mientras d’Alaux lo esperaba, y al ver que no era nada grave se volvió a poner en guardia, atacando de inmediato, como si quisiera vengar esa herida propiciándole una a su rival. La lucha se volvió más vigorosa, con mas cantidad de ataques y menos cautela en la defensa y en breve se oyó otro grito, esta vez de d’Alaux. Montgomery lo había herido en el hombro. Como la herida no era grave, reanudaron la lucha con mas ímpetu que antes y en los minutos que siguieron ambos se tocaron con sus estoque en varias ocasiones, haciendo que sus blancas camisas comiencen a estar marcadas con varias manchas rojizas.

Ambos duelistas comenzaron a mostrarse cansados. La fiesta de la noche anterior, y la noche con sus respectivas amantes habían hecho que ambos lleguen al combate sin haber dormido ni un minuto siquiera, pero aun así continuaron luchando, cada vez con menos reflejos, y en una embestida que se hicieron mutuamente volvió a sentirse un grito mas fuerte que los anteriores y d’Alaux cayó de rodillas, arrojando a un lado su espada, con lo que indicaba que se rendía.

Montgomery lo había herido en el vientre y parecía que podía ser grave la herida, por lo que dejó su espada en el suelo y fue a auxiliar a su rival, a quien ayudó a recostarse en la hierba. Examinó el tajo y vio que no era una herida profunda, pero si dolorosa y emanaba mucha sangre, de manera que tomó su pañuelo y presionó sobre la herida para al menos disminuir la hemorragia.

- Muchos caballeros se baten en este lugar, por lo que las monjas están acostumbradas a atender estas heridas – le dijo Montgomery a su rival. – Lo llevaré hasta la puerta y golpearé para que lo atiendan, yo me iré antes que me vean, ya que si nos ven a los dos, nos denunciarán ante las autoridades por duelistas, en cambio así, usted podrá decir que fue atacado por forajidos.

- ¡Muchas gracias!, pero… ¿creerán que fui atacado?- inquirió d’Alaux.

- No, de inmediato sabrán que fue un duelo, pero al no saber quien lo hirió, no podrán hacer nada y deberán creerle – le contestó Montgomery.

Como a Montgomery también le pesaban sus heridas, le costó trabajo ayudar a ponerse de pie a su rival y acompañarlo hasta la puerta, donde lo recostó con mucho cuidado, para luego ir a buscar su capa y taparlo, ya que el frío se hacía notar. Golpeó luego la puerta, se despidió de d’Alaux y se retiró con prisa, recogiendo primero su capa y envolviéndose en ella, para que los transeúntes no vieran su camisa manchada en sangre con lo que se delataría.

- En adelante espero tenerlo como amigo – le dijo d’Alaux antes de que parta su contrincante de esa aventura.

- Considérelo así – le respondió Montgomery. – Ha sido un honor cruzar mi espada con la suya.

Y se fue.

Las mujeres se habían ido unos momentos antes, ya que Mme. Du Lacroixe sabía perfectamente que Montgomery iría a verla después del duelo, con lo que se apresuraron a llegar antes que él. Apenas había terminado de ponerse su ropa de cama y fingir haber estado durmiendo, - o al menos acostada pero sin poder dormir preocupada por la suerte que su amante podría correr – cuando Montgomery llegó, cansado, herido, pero feliz.

- Mme., su guante me ha salvado, hacía tiempo que no tenía un rival tan hábil, el duelo fue duro, como podrá ver el estado en el que llego, pero he triunfado.

- Que alivio para mi corazón, no pude pegar un ojo pensando en su suerte, pero ¿Cómo está M. d’Alaux? ¿está herido?

- Si, pero lo dejé a cuidado de las monjas clarisas, frente al convento de ellas fue nuestro duelo, no está grave por suerte.

- ¡Pero mire usted como esta! Quítese la ropa, así puedo curar esas heridas.

Tuvo Mme. Du Lacroixe un deseo grande de volver a hacer el amor con ese hombre, todas esas heridas habían sido por su causa, pero el cansancio pudo más y Montgomery cayó en un profundo sueño.

Durante la mañana, Mme. Du Lacroixe había enviado a Catalina a averiguar por el estado de d’Alaux, y supo que se reponía favorablemente, con lo que decidió enviarle un pequeño billetito que decía lo siguiente: "Supe que sus heridas fueron por mi culpa y me enorgullezco de ello, desearía que me venga a visitar. Mme. d. L.."

8 comentarios:

Madame Minuet dijo...

Ay, monsieur, usted y los guantes!
Por cierto que en una ocasion recibí un email de un caballero desconocido que decia ser de argentina y no se que me comentaba de unos guantes tambien. No le respondí porque no entendi ni una palabra del mensaje y pense que se habia equivocado, pero me resultó curioso que también él aludiera a unos guantes.

Feliz dia, monsieur

Bisous

Dubois dijo...

No tengo nada que ver Mme, esto se lo debo a mi amiga Nora

carmencmbejar dijo...

Una historia de novela, sin duda. Y vuelvo a reiterar que me asombro de la caballerosidad de los contrincantes, de su alto sentido del honor y el respeto por el rival. Primero le hiere y después se preocupa por su herida. Increible!!!!

Y todo por culpa de una mujer, ladinas y presumidas, provocadoras y teatreras, y sobre todo bella.


Preciosa entrada,
un saludo

Meli dijo...

Hola Armand..
hay como somos las mujeres.. aunque te confieso que no me gustaria que alguien se batiera a duelo por mi.
Sino unos cuantos, pero con caballerosidad como ellos ehh
jaja
O sea, te explico, que el que a mi me guste se salve. Te parezco muy mala? jaja
Besos

Dubois dijo...

Carmen, es verdad eso de la caballerosidad, creo que hoy por hoy es una de las cosas que más atraen de un duelo, la falta de trampas y el engaño. No se si sería tan así como cuenta este relato la historia con respecto a las mujeres, pero debe haber habido de todo.
Hola Meli!!, si, sería lindo saber que se salvará el que te guste a ti, pero eso creo que era imposible jajaja.

Lady Caroline dijo...

Magnífico relato Dubois, me mantuvo en vilo hasta el final. Temía que la mala suerte se llevara la vida de estos valientes caballeros!! La conducta de Montgomery me sopreendió, no esperaba que auxiliara su contrincante.

Mme. Du Lacroixe me parece una dama muy vanidosa, que disfruta siendo el centro de las atenciones.Muy traicionero por su parte citar a M. d’Alaux después de lo ocurrido.

Saludos

Dubois dijo...

Hola Mme Carline, pienso lo mismo que usted de Mme, un relato bastante extraño por cierto.
Espero consesguir la continuación de la historia

Anónimo dijo...

Estimado Conde:
Me siento halagada por semejante relato sobre un duelo, que me imagino es la continuación de cierto duelo anterior solo que con otro duelista si no me equivoco...
Hasta Luego
Atte: Mme. Du lacroixe